Hace alrededor de 4 años, para el 2012, me gradué como ingeniera ambiental. Recuerdo cómo se me pararon los pelos de la piel cuando nos dijeron: “Por el poder…ya son Graduados!”. Ver a mi mamá y mi papá juntos después de tantos años; ver a mi hermano, fue sumamente importante para mí. Ese día celebraba uno de los mayores logros en mi vida. Recuerdo que luego de celebrarlo, me dije un día: “Y ahora, ¿qué es lo próximo?.  Reconocía las condiciones en las que estaba Puerto Rico. Muchos profesionales se gradúan y despues no consiguen trabajo. Pero cuán agraciada fui!, que luego de un mes, conseguí trabajo en lo que me había preparado. Asi que me dije: “PR esta malo, pero no esta tan malo. Hay que moverse!”.  De hecho, agradezco a todas esas personas que fueron parte de darme la oportunidad. Estaré eternamente agradecida! Durante ese trabajo, cuando toqué el “field” me di cuenta que es un mundo competamente diferente a lo que te enseñan en la universidad, comprendí que muchas cosas que te enseñan, no sé PA’ QUE te las enseñan!; pero de todas maneras estaba feliz y agradecida pues habían muchos ingenieros graduados que aún no habian conseguido trabajo.

Me puse como meta sacar mi licenica, porque era importante. Obtendría un mayor nivel de profesionalismo y así lo hice.  Una de las satisfacciones más geniales que uno puede sentir cuando observas ese “PASS”y si fuera tan fácil, porque muchos no lo logran? Pero : ¿Y ahora qué? Para mi sorpresa, tener la reválida no significaba nada, no es un “me aumentarán 5- 10 dólares la hora”. Realmente es una meta personal. Pude ver cómo pasaban delante de ti personas menos preparadas que tú, cómo le daban ese puesto, solamente por conocer a alguien, por tener lo q le llamamos un “padrinaje”. Tenía que acostumbrarme a la realidad del mundo laboral, CUANDO ERES EMPLEADO.

Luego de esto me casé, tuve un bebé y comencé a tener gastos; muuuchos gastos. Cuido, casa, pampers, guagua, pampers, agua y luz, pampers y más pampers. Podía pagarlo junto con mi esposo pero: “Wao , el dinero me da, pero no para ahorrar”. En estos momentos ganaba más que cualquier joven de mi edad, muchos aún no habían conseguido trabajo, pero eso no era razón para quererme quedar donde estaba.

1. Reconocimiento: Hora y media de camino al trabajo, hora y media de regreso a mi casa. Estaba en un trabajo 7.5 horas sin aprender nada nuevo, Yo me decía; “en estas horas yo pudiera estar hacendo otra cosa”. Me daba mucho stress. Lo primero que hice fue reconocer que algo me hacía sentir incómoda. Veía compañeros de trabajo  sin recibir por años un aumento de sueldo, sin nombrar y me dije: “Yo Necesito Un cambio!”. Este proceso no fue fácil. No es decir: “Hoy me levanté con ganas de ser emprendedora y Voy hacer esto”. Yo quería serlo pero no sabía por dónde comenzar, qué podía hacer, me preguntaba: ¿Para qué soy buena? Recuerdo que no podía dormir, de camino al trabajo pensaba de qué manera podía hacer más dinero. Era un pensamiento constante, 24 hrs pensando de qué manera podía hacer algo que me gustara y que con eso pudiera generar más “cash”.

2. ¿Quién te rodea?: Soy afortunada de estar cerca de uno de los emprendedores jóvenes más exitoso de todo Puerto Rico, Carlos Avilés, mi hermano. Lo miraba y me decía: “Si yo pudiera ser como el. Si yo pudiera encontrar para qué soy buena y hacer lo que me guste; así como el.” Pues aprendi cuán importante es hacer lo que te gusta, porque esa será la motivación para seguir y seguir hasta alcanzar el éxito. Mi hermano y yo somos muy apegados. Yo tengo que hablar con el todos los días. Asi que comencé a verlo, estudiarlo, escucharlo y rodearme de el. Este es el próximo paso, rodearte de personas que sean como tú quieres ser, que sean visionarios, y fue con el que aprendí lo que era un emprendedor. Luego, comencé a mirar las amistades de mi hermano en sus redes sociales. Me sorprendió la cantidad de emprendedores que tenía. Y lo escuchaba cuando me decía: “Vero, estoy siguiendo este emprendedor que tiene tantos millones de seguidores en facebook , me leí este libro, hice esto o lo otro”.  Yo, apuntando en mi cabeza y haciendo todo lo que me decía. En uno de los libros aprendí, que TU eres la sumatoria de cinco personas que te rodean. Asi que, Carlos Avilés, es parte FUNDAMENTAL, a este paso de ser Emprendedora. Encuentra un Carlos Avilés en tu vida, ANALIZA, alguien tienes que tener!

3. Consejos: Cómo existe la gente que lo sabe todo! O almenos que se creen que lo saben todo. No escuches consejos de personas que no han logrado nada. Se lee cruel, pero qué puede aconsejarte una persona que no ha hecho nada para el mismo. ¿Crees que si no lo ha hecho para el, sabrá decirte cómo puedes hacerlo tu? ¿Y qué me dices del conformista? Ese es peor, porque te va a decir que para qué tienes que tomar tiempo para eso, cuando lo importante es comer y dormir. El que no lo ha hecho, quizás no lo hace por que no sabe cómo empezar o porque no arranca; pero el conformista no lo hace por que no lo cree necesario. CUIDADO!!

4. No te desesperes: Estaba en un proceso de tanta desesperación, que si veía un anuncio de repostería,: “Quiero ser repostera!”; negocio de esteticismo?, claro que puedo hacerlo! Todo lo quería hacer pero a la misma vez NO HACIA NADA porque no era eso lo que me gustaba. Me sentía triste porque no tan sólo mi hermano era un emprendedor, mi mamá también lo es. Cuenta con su negocio propio, es abogada. Asi que estaba rodeada de emprendedores, me gradué de ingeniería pero no me llenaba, miestras que ellos hacían lo que les gustaba y adicional son buenos en lo que hacen. Siempre digo que todo el mundo tiene un propósito en esta vida, y yo solo quería saber cuál era el mío. Tenemos que conocernos, tenemos que encontrarnos con nosotros mismos. Me decía: “¿Para qué yo existo en este mundo?, Seré una maalagradecida? Si veo a compañeros tan tranquilos, trabajando sus 7.5 horas, siguiendo instrucciones de alguien mas arriba. Veo jovenes que se graduaron conmigo y luego de cuatro años aún no consiguen trabajo?! ¿Por qué me quejo? ,¿Seré yo el problema?”. Luego veía a mi hermano, a mi mamá y me decía: “No es que sea malagradecida, es que reconozco que tengo las herramientas para hacer esto otro”. No te desesperes, no queremos tomar el rumbo incorrecto.

5. Confianza en uno mismo: Lo más interesante de este proceso es que las personas que me rodeaban confiaban más en mis talentos que yo misma. Ejemplo, mis compañeros de trabajo sabían por lo que estaba pasando y me decían: “¿ A qué tu le tienes miedo?, ¿Cuándo vas a arrancar?, ¿Pero tú no te ibas?, Verónica tu puedes hacer lo que te de la gana! No eres tímida, puedes hacer lo que quieras”. Eso me frustraba más por que me decía:”¿Qué está viendo la gente, que yo no veo? La gente cree más en mí que yo misma!’. Mami me decía: ¿Cuándo arrancas? De mis tres hijos siempre fuistes la más independiente, la más extrovertida. Tu puedes lograr lo que quieras!”. Poco a poco fui viendo que sí tenia las habilidades para lograr muchas cosas. Miraba a mi alrededor y decía: “Qué tiene el  o ella que yo no tenga?, Yo puedo hacer eso o lo otro, y puedo hacerlo mejor”. Parte del proceso de ser emprendedor es creer en ti, creer que tu puedes lograrlo y confiar en que lo vas a lograr.

6. Pendiente a tus intereses: Un dia comencé a hablar con mi hermano sobre los trabajos en el internet. Lo que es el mundo de esta generación. Tener la posibilidad de trabajar en mi casa para tener más tiempo con mi hijo fue algo que automáticamente me llamó la atención. Que mis clientes sean puertorriqueños, colombianos, europeos o de cualquier parte del mundo, tambien me llamó la atención. Mientras mi hermano hablaba, esa fue la primera vez que me dije: “Eso me gusta, quisiera poder hacerlo! Así podré a hacer ejercicios, ir tranquila a las actividades del nene, etc. QUIERO SER MI PROPIO JEFE”. Ahí fue que se me comenzaron a presentar talleres de manejar redes sociales, quizás se habían presentado, pero ahora estaba pendiente a mis intereses. Como me comencé a rodear de la gente que quería parecerme, comenzaron a llegarme oportunidades y todas eran de mi interés. Un día me dije: “Siempre estoy en las redes, porqué no aprender de ellas y darle otro uso”. Fuiste a la farmacia y te llamó la atención un artículo de una revista de costura, OJO, puede ser que ese sea el comienzo de tu testimonio.  Pendiente a tus intereses! Da cada paso analizando por qué lo diste y por qué lo hiciste.

7. Determinación: Comencé a darle “unfollow” a las páginas que sabía que no iban a aportar nada en esta etapa de crecimiento y “follow” o “me gusta” a aquellas que pudieran motivarme y enseñarme cosas nuevas. Páginas que me pudieran a ayudar a encontrar lo que estaba buscando. Aléjate de todo lo que no sea productivo, de todo lo que no le de valor a lo que quieres, aléjate de las personas negativas, ese tipo de personas que te cause stress. Busca y asegúrate de ver, escuchar y dedicar tu tiempo a lo que contribuya a tu formación como profesional. No te ha pasado que quizás no eres igual que tu mejor amigo/amiga pero  te expresas igual, hacen algún manerismo o muletilla de la misma forma?! Nuevamente, recuerda, tu eres la sumatoria de cinco personas que te rodean.  Tienes que determinarte!

8. Prioridades: Estas en una farmacia y en vez de comprar el libro: Harry Potter y la Piedra Filosofal, compra un libro motivacional, educativo, que tenga temas como el liderazgo, empresarismo, autoestima, desarrollo profesional, entre otros. Comienza a leer!!! Un emprendedor lee al menos 15 minutos diarios. Compromete tu tiempo en actividades que te desarrollen, que te eduquen. Habrá tiempo, luego, para ir a fiestas.  Habrá el momento que , de manera natural, sin darte cuenta, querrás estar un sábado en la noche dedicándole tiempo a tu negocio. Todos los talleres que se me presentaban comencé a tomarlos, todo lo que pudiera autoalimentar esta hambre que tenía por emprender, me lo comía. Establece prioridades!

9. Sembrar la semilla: Recuerdo que tenía la costumbre decirle a todo el que me rodeaba, lo que quería lograr. Cómo me sentía. Le dejaba saber a todos la importancia de salir a emprender, de romper el ponchador algún día y que tú seas dueño de tu tiempo. Aunque yo todavía no sabia cómo hacerlo. Para cualquier habilidad de mis compañeros, ya les tenía una idea de negocio. Ellos me decían: “Vero tu eres buena para todo”. Yo escuchaba esa expresion tan ambigüa! A medida que hablaba, muchos me bromeaban, como decimos en PR, pero otros escuchaban. Luego pasaba el tiempo, y me decían: “Tomaré este taller”, “me compré este libro’ o “anoche hablaba con  mi esposo que podemos hacer esto o lo otro”. Al comienzo me frustraba porque me decía: “aja, otros consiguen para qué son buenos y yo sigo en lo mismo.” Hablando de estos temas con los demás, me di cuenta que no era la única que se preguntabar”¿Para qué soy bueno?, que se sentían como yo me sentía, que muchas personas se educan y se dedican a algo porque ‘es lo que se supone que se haga”, pero no necesariamente porque les gusta.  Pero que tampoco no saben cómo empezar o necesitan esa persona, EN ESTE CASO YO, que los motivara y les dijera: TU PUEDES!. Personas que están acostumbrados que todo venga con instrucciones y que sea estructurado. En el mundo del emprendedor nada viene con manual de intrucciones. El manual lo creas Tú! Hoy día digo, gracias al haber sembrado esa semilla a los demás, he podido encontrar mi norte.

10. Sin darte cuenta: Durante todo este tiempo manejaba las redes sociales de mi esposo, quien es vendedor de autos. Cada día continuaba leyendo, tomando talleres, y sin darme cuenta me estaba siendo “buena” en lo que estaba haciendo. Sin darme cuenta, asesoraba al que me rodeaba, le daba consejos de cómo empezar, por dónde irse, que aplicación buscar, qué libro leer, cómo desarrollar el plan de negocio. Esto me pasaba en muchas ocasiones, con muchas personas. Hasta que finalmente, para una actividad familiar, comencé a hablar con una prima y ella me empieza a contar su idea de negocio, pero tenía ciertas dudas de cómo desarrollarlo. Comencé a ayudarla y al final le digo: “jaja lo más irónico es cómo te digo lo que puedes hacer, cómo he podido ayudar a mucha gente para desarrollar su negocio y yo aún no sé para qué soy buena”. Es como estas personas que dicen: “soy buena para aconsejar a todo el mundo, menos a mi misma”.  Ella me contesta : “Vero, no te has dado cuenta, que para eso es que tu eres buena?, Para ayudar , orientar, aconsejar a los demás? Para hacer que los demás descubran para qué son buenos, ayudarlos a descubrir sus habilidades? En  mi mente dije: “Tiene sentido, pero cómo se que es verdad?”. Oh oh, SORPRESA, he comenzado a romper el cascarón del miedo, de la inseguridad y desconfianza sin darme cuenta.

11. Tiempo con uno mismo: Estamos tan y tan ajorados que se nos olvida dedicarnos tiempo, amarnos y descubrir qué nos dice nuestro interior. Pensé: “¿Qué he hecho a lo largo de mi vida, (sobretodo en este año y medio; de lectura, talleres y de rodearme de emprendedores), que me ha gustado?”. Días luego, me senté y comencé a hacer un recuento en mi cabeza de todo esto que les he contado. Todo lo grabé. Elaboré una lista de mis gustos y habilidades donde incluí hasta la música; me encanta cantar!.Sé que en algún momento, luego de haber desarrollado mi negocio, pasaré a educarme musicalmente. En fin, comencé a tomar mi tiempo. Dejarle una hora el nene a mi esposo y sentarme a leer un buen libro, escuchar algo de música y relajarme. Escuchar mi interior. Hay momentos que uno necesita escuchar el Silencio.

12. Organización: Alguien me enseñó que “Cada día tiene su afán”. Luego de tener la idea, empieza poco a poco. Una cosa primero, luego la otra. No quieras hacer todo a la vez. No quieras meterle mente a todo. Porque querrás hacer todo y a la vez no harás nada. Comencé a desarrollar un plan, en mi caso, del manejo de las redes sociales, y a medida que fui desarrollando el tronco, comenzó a nacer las raíces. De hecho, estoy segura que este post tendrá parte dos, tres y así sucesivamente, porque sé que esto es sólo el principio de este nuevo camino. A medida que vaya creciendo en este ambiente , seguiré aprendiendo cosas nuevas. Todos los días se aprende algo nuevo, no?

Quizás en unos años podré hacer un libro que se llame: “La clave del éxito del emprendedor”, señalando detalladamente qué tienes que hacer para ser un emprendedor y llevar tu negocio a ser reconocido. La mala noticia que te tengo es que, puedo darte miles puntos, pero si no trabajas para lograrlo, cómo lograrlo?!. El mundo de emprendedores, consiste en trabajar por lo que uno quiere, ser disciplinado, consistente, saber escuchar y poner lo aprendido en ACCION. No habrá manera de lograr lo que quieres para tu vida, si no eres TU quién lo ejecutas. No habrá manera de que emprendas hasta que comiences a trabajar para ser un emprendedor. Cree en TI, dedícate tu tiempo y te sorprenderás de todo lo que puedes lograr.

Quiero agradecer a mis mentores Jaime Diaz y Loida Rodriguez, a mis compañeros de trabajo Ing. Zoe Brito, Ing. Jorge Rosa y Miriam Carrión, mi madre Irma Rosario, mi esposo Emmanuel Freytes y en especial, a mi emprendedor favorito, mi mentor principal y mi guía Carlos Avilés, mi hermano. Gracias a todos por ser abono de este árbol que apenas comienza a crecer y pronto FLORECERA.

Hasta la próxima!…

 

%d bloggers like this: